Su Majestad

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Hotel Hilton, Lausana, 4 de julio de 2013, horas después de que la candidatura de Madrid revertiera a su favor la corriente de opinión que la descartaba con vergonzosa antelación para organizar los Juegos de 2020 y cuya exposición ante la Asamblea del COI mereció la máxima puntuación de Pere Miró, a la postre presidente de Solidaridad Olímpica y hoy asesor de Thomas Bach. Todavía estaba lejos la bochornosa tomadura de pelo de Buenos Aires. Prosigo: hallábase el Príncipe de Asturias en animada charla con José Manuel Santos cuando hasta ellos se acercaron el presidente de Suiza en 2013, Ueli Maurer, y su secretaria, que se dirigió al dignatario colombiano para presentarle a la primera autoridad de la Confederación Helvética. Fueron tan directos al objetivo que no repararon en la presencia de su Alteza Real, quien, al cabo de un par de minutos y de intervenir en la conversación, hizo un paréntesis para presentarse al anfitrión con exquisita naturalidad. Maurer tragó saliva, don Felipe sonrió, le tendió la mano y restó trascendencia a la metedura de pata.

El talante conciliador de Felipe VI es un valor reconocido, por eso resulta ignominioso y de pésimo gusto escuchar la pitada de una multitud maleducada y teledirigida en el Camp Nou en la final de Copa. No menos escandaloso es que quienes, como Gerard Piqué, tienen en su mano rebajar la tensión y abogar por el rechazo de esas modas tan impertinentes como generalizadas carezcan del valor suficiente para defender de las hordas a su más fiel y destacado aliado, amparándose en una malentendida y tramposa libertad de expresión.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | | | maniquis | Posicionamiento natural | PAGERANK | Muy curioso |