Estreno blindado en París

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

La Eurocopa será una fiesta, pero estará marcada con el sello de los atentados terroristas que golpearon París y Saint Denis en enero y noviembre del año pasado. Francia sigue en estado de emergencia desde el 13 de noviembre y hasta finales de julio, y nunca una celebración deportiva habrá movilizado tantos esfuerzos para permitir que transcurra sin sobresaltos: 90.000 personas velarán durante un mes por la seguridad de los 8 millones de aficionados, dos millones de ellos llegados del extranjero, que se desplazarán para ver los partidos. Policías, militares, gendarmes y agentes privados mantendrán la seguridad en los diez estadios en los que se celebran las competiciones, así como en las «fan-zone» que se han levantado en las ciudades –Burdeos, Lille, Lens, Lyon, Marsella, Niza, Paris, Saint-Denis, Saint-Etienne y Toulouse– que acogerán los 51 partidos.

Las amenazas son múltiples. Francia sigue siendo objetivo número uno del Estado Islámico. El 31 de mayo, el departamento de Estado norteamericano emitió un comunicado afirmando que «los estadios, las ‘‘fan-zone’’ y todos los lugares que difundan el torneo en Francia y a través de Europa representan objetivos potenciales». Y, aunque la Policía francesa asegura que no existe ninguna amenaza precisa sobre la Eurocopa, lo cierto es que la prefectura de París reclamó la semana pasada más efectivos, y el dispositivo en la capital ha pasado de 10.000 policías a 13.000.

También habrá que vigilar la presencia de «hooligans» y los movimientos de masas. Para hacer frente a todas estas amenazas se han realizada una treintena de ejercicios a escala real.

El secretario de Estado de Deportes, Thierry Braillard, ha afirmado que, por motivos de seguridad, están prohibidas las retransmisiones de la Eurocopa en las terrazas de los bares. Sin embargo, el Gobierno no ha querido suprimir la instalación de las «fan-zone», como pedía la oposición, lo que le obliga a desplegar un dispositivo sin precedentes. Un dispositivo que ha tenido que ser revisado porque mostró sus fallos en la final de la Copa de Francia entre el Olympique y el PSG. A pesar del muro de dos metros que rodea ahora el Estadio de Francia, y del triple control de los espectadores, hubo aficionados que lograron introducir bengalas, botellas de vidrio y tubos de PVC, que fueron utilizados en los desbordamientos que coronaron el final del encuentro.

Anoche se inauguró la «fan-zone» de la Torre Eiffel con un concierto de David Guetta, compositor del himno oficial de la UEFA. Para poder entrar, la prefectura elaboró toda una lista de consejos: acudir pronto para pasar los filtros antes de llegar a la «fan-zone»; disponer de un billete para poder acceder; no utilizar vestimentas luminiscentes porque están constituidas de elementos similares a los componentes de un artefacto explosivo improvisado; evitar los bolsos voluminosos y no introducir líquidos.

Según «Le Point», todas las personas que trabajan en torno a la competición (técnicos, voluntarios, agentes de seguridad…) han sido investigados. Los nombres de 80 personas han pasado a los Servicios de Seguridad Interior y una parte ha sido descartada de forma preventiva.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | No hay Registros