Amor a primera vista

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Era sólo el primer día de clase. Una toma de contacto que puede tener que ver, o no, con lo que suceda el próximo mes de marzo en la primera carrera de 2017, pero la sensación es que entre Lorenzo y Ducati la chispa ha saltado desde el minuto uno. Hubo amor a primera vista ayer en Cheste entre Jorge y su nueva montura, todavía negra y sin pegatinas por los asuntos contractuales. El mallorquín sigue cobrando de Yamaha hasta el 31 de diciembre y sólo ayer y hoy tiene permiso para probar en la moto italiana. A partir de ahí tendrá que esperar a enero para seguir progresando en pista.

Habrá tiempo para todo, pero, como sucede en el comienzo de curso, Lorenzo tenía ganas de abrir los libros nuevos y estrenar rotuladores. Todo el día estuvo dando vueltas con la GP 2016, la moto que este año han pilotado Iannone y Dovizioso, aunque no tuvo pereza para dar un giro con la versión de 2017, seguramente dejándola lista para probar mañana desde las diez.

Sonrió nada más acabar la primera tanda y siempre al lado en su box tuvo a Stoner, ahora probador de Ducati y campeón del mundo de MotoGP tanto con los italianos como con Honda. Es una superestrella que hace tiempo decidió no competir más. Se trata del último piloto que fue rápido de verdad con la Ducati y sus consejos pueden ayudar a Lorenzo a ser veloz cuanto antes. Ambos compartieron confidencias y sensaciones. El australiano conoce como nadie el proyecto y algún secreto seguro que le contó.

Los aficionados se frotan las manos viendo a dos campeones trabajar en la misma dirección, lo mismo que sucede si se da un vistazo al box de Yamaha. Maverick llegó ayer como se esperaba: sin complejos. Tiene un talento innato para ir rápido y no se va a detener en mirar el carné de Valentino. Fue el más rápido ayer en la primera toma de contacto, así que en las apuestas ya se le puede ir colocando como candidato a todo en 2017. Rossi ya sabe que si Lorenzo fue una motivación para él por su gran nivel, puede estar tranquilo que con Viñales sigue teniendo a un enemigo en su propia casa.

Rossi era de los pocos que ayer no cambiaron de colores o salieron de negro a la espera de lucir los nuevos anunciantes. Su aspecto era el mismo, pero ya utilizó el propulsor del año próximo, que, por cierto, no le gustó mucho. «Esperaba mucho más y creo que los ingenieros también. La primera impresión no ha sido positiva», decía Valentino, que terminó segundo en la tabla a pesar de que sufrió una caída inesperada. Márquez no hizo tanto ruido como otros, él no tiene que adaptarse a nada, sólo afinar lo que le ha hecho campeón.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | Apple Watch | | | EMPRESAS DE REFORMAS | servicio tecnico piscinas | arrancadores progresivos |