Últimos hoyos de la magia de Augusta, terminamos el recorrido

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

En esta última parte, la cual esperamos que os guste tanto o más que sus predecesoras, empezamos en el hoyo 13, ‘Azalea’, para concluir en la estrecha salida de ‘Holly’.

Ya solo queda que comience a rodar la bola y que todos disfrutemos del espectáculo.

Hoyo 13. Par 5.

510 Yardas. «Azalea»

Un par cinco con un giro a la izquierda (dog-leg) extremadamente marcado. La salida te pide un hook (slice para los zurdos) y muchos jugadores han tenido que recurrir a la madera tres para conseguirlo. Exagerar el efecto supone entrar en contacto con rae creek; sin embargo, el mejor ángulo para afrontar el segundo golpe es al lado del mismo.

No conseguir cerrar la bola te hace entrar en una zona arbolada desde la cual estás prácticamente obligado a renunciar a buscar el green de dos golpes. Si se intenta esta opción, fallar por la derecha supone visitar rae creek de nuevo, pero casi peor es apoyarte en exceso por la izquierda porque el approach es extremadamente complicado y de nuevo el agua entrar en juego para el tercer golpe.

El hoyo, por tanto, exige máxima precisión. Hasta el approach de tercer golpe resulta más incómodo de lo normal ya que la calle tiene una marcada inclinación de derecha a izquierda; no obstante, los jugadores se exigen el cuatro en este hoyo.

Hoyo 14. Par 4.

440 Yardas. «Chinese Fir»

Par cuatro dog-leg hacia la izquierda. Un hoyo donde conviene cerrar la bola para compensar la caída de la calle en el sentido contrario. En caso de fallar, es mejor hacerlo por la derecha, desde donde hay más posibilidades de encontrar hueco hacia el green. El hoyo tiene en el diseño del green la principal característica, puesto que está en alto con cuatro plataformas bien diferenciadas y exige que el jugador acierte en su segundo golpe con la plataforma adecuada de lo contrario la sombra de los tres putts aparece. Es, probablemente, el green que más identifica al Augusta National. El cuatro nunca es malo

Hoyo 15. Par 5.

530 Yardas. «Firethorn»

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Último par cinco del campo y un hoyo que siempre tiene algo que decir en el desenlace final de la cuarta jornada. En general, Augusta National es generoso con los pegadores pero probablemente en este hoyo lo sea todavía más. El giro que hace la calle hacia la derecha hace que el golpe ideal sea un fade (draw para los zurdos). Un grupo de montículos en la esquina de la derecha de calle es la referencia que hay que sobrevolar para encarar el hoyo con éxito.

El fallo por la izquierda está bloqueado por las ramas de los pinos que entorpecen el golpe a green y obligan a jugar corto, mientras que los pinos de la derecha de calle te obligan a jugar de igual forma. El green es grande y atrae al jugador que ha conseguido una buena salida. Recibe de atrás a adelante y tiende a estar muy duro. Alcanzar este green con un palo corto es vital para poder parar la bola en green. La recuperación desde detrás de green supone un gran reto hasta para los jugadores más finos con el juego corto.

El tercer golpe desde antes del agua de nuevo te enfrenta al desafío de jugar un golpe cuesta abajo desde donde no se suelen ver birdies. El anónimo bunker de la derecha de green puede llegar a ser un punto de apoyo en las banderas colocadas por la derecha, aunque la posición estrella desde hace varios años es corta a la izquierda.

Hoyo 16. Par 3.

170 Yardas. «Redbud»

El más espectacular y a la vez más sencillo de los pares tres de Augusta National. La extrema inclinación del green hace que éste sea el protagonista del hoyo. A veces tremendamente injusto con golpes certeros, la principal consigna es no estar por encima del hoyo. Si además visitas alguno de los bunkers de la derecha el hoyo se puede complicar de verdad. Las banderas del lado derecho de green son claramente más complicadas que las de la izquierda.

Hoyo 17. Par 4.

440 Yardas. «Nandina»

Un enorme pino en el medio de la calle, y en distancia de driver, convierte a este golpe en el primer problema que solventar para los que no pegan fuerte. El segundo golpe requiere una gran capacidad de freno ya que el green del 17 suele ser uno de los más duros del campo. La principal caída del green es de izquierda a derecha, por lo que conviene apoyarse por la parte derecha de green. El diseño en alto del green hace que el fallo por la derecha y por detrás de green tengan recuperaciones extremadamente complicadas.

Hoyo 18. Par 4.

465 Yardas. «Holly»

Una salida tremendamente estrecha entre árboles hace del primer golpe del hoyo 18 uno de las más exigentes del recorrido. Fallar por la derecha te deja totalmente bloqueado e incluso con un driver en calle, aparentemente bueno, puedes no tener golpe claro a green. El segundo golpe es cuesta arriba a un green con varias plataformas defendido por tres bunkers. A pesar de no ver con claridad toda la bandera (golpe semi-ciego), el golpe a green es de los más francos del campo y siempre que la bola no acabe por encima del agujero, el hoyo te da una última oportunidad.

Golf Confidencial (@golfcom)

Source: Golf

Diseño web GrupoUnetcom | reformas integrales Madrid | Buen dentista en Madrid | obras y reformas Madrid | creditos taxistas | presupuestos reformas integrales en Madrid | PRIMERA POSICION GOOGLE |