Primera victoria de la temporada para el italiano Dovizioso

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Andrea Dovizioso no olvidará este final de gira asiática. Va a ser el piloto más feliz en el largo y deseado vuelo de regreso a casa después de tres semanas entre Japón, Australia y Malasia. El italiano sumaba 256 carreras consecutivas, pero sólo había ganado una vez en MotoGP y fue en 2009. “Hace mucho de aquello. La victoria siempre es algo distinto, es fantástico este momento. He sufrido, pero realmente lo deseaba”, decía el vencedor, al que la lluvia permitió romper una racha eterna y reivindicarse. Ya había conseguido la “pole” sobre el asfalto mojado y en carrera también supo sacarle rendimiento a los charcos que dejaron los imprevisibles chaparrones de Sepang. Reconoce que hizo la última vuelta con lágrimas en los ojos, por todo lo que había esperado este momento. Todos los focos apuntaban a él como el posible noveno ganador distinto de la temporada, pero le estaba costando. Ya habían ganado los de siempre: Lorenzo, Rossi, Márquez y Pedrosa. Y también los menos habituales: Crutchlow, Miller, Iannone y Viñales. El siguiente debía ser él, y era una pregunta recurrente que estaba empezando a pesarle. En Malasia se quitó el peso de encima y se llevó una gran alegría gracias a ser el más sólido en un día en el que había que combinar la velocidad con la supervivencia.

Lorenzo fue el primero en tirar y en unas pocas vueltas, todo quedó reducido a un grupo de seis pilotos, aunque sólo la mitad iba a poder terminar. Iannone, que volvió con ganas tras su lesión, se fue al suelo. Lo mismo le pasó a Crutchlow y tampoco se escapó del asfalto Márquez. Los tres, sin querer, impulsaron a Lorenzo, que manteniéndose en pie consiguió ser el dueño del último lugar del podio. “Siendo sincero, he tenido suerte. Sin esas caídas no hubiera podido, pero está bien. Me cuesta en lluvia este año. He sido menos competitivo que en la clasificación y tenemos la tercera posición del campeonato bastante bien si no sucede nada extraño en Valencia”, explicaba Jorge.

Por delante de él, Rossi y Dovizioso se jugaban la victoria, aunque no con la lucha que hubiera sido posible en seco. Valentino empezó a tener problemas con el neumático delantero, tuvo un par de sustos y decidió dejar de pelear. El ritmo de Dovi era imposible para él, así que nada podía evitar el día de gloria del chico discreto de Ducati. Sin más oposición que su propia ansiedad, se lanzó a por una victoria que hacía justicia a su profesionalidad. Lloró dentro del casco al cruzar la meta y respiró aliviado después. Ya le tocaba y necesitaba algo así para reclamar su protagonismo para lo que viene. El año próximo su compañero será Lorenzo, que llega al equipo como súper estrella. Él seguirá trabajando en silencio a la espera de otro día como protagonista.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | construccion piscinas valencia | Posicionamiento web google | accesorios movil | Posicionamiento seo madrid | refinanciar deudas | asnef rai |