Menos cuatro

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Zidane pasó con sobresaliente la primera prueba de entrenador en el Real Madrid. En cinco meses ganó la Undécima. Irrefutable. Aunque fuera en la tanda de penaltis y después de que al Atlético le temblaran las piernas y a Simeone, el pulso cuando el vecino estaba contra las cuerdas. El segundo test consistía, consiste, en dominar el vestuario, atajar rebeliones, domar egos y convencer a cada jugador de la plantilla de su vital importancia sin olvidar esta máxima: todos sois imprescindibles y ninguno indispensable. Cada partido, Zizou tiene que resolver la ecuación y en ocasiones no sale porque falla el planteamiento o porque el rival no es de cartón, o por ambas cosas.

Dos reveses contra sendos adversarios de zamarra amarilla ­ –como la del Borussia– han vuelto a situar al entrenador sobre arenas movedizas con ese inesperado menos 4. Dos traspiés que no le han apeado del liderato, pero que han abierto frentes aparentemente cerrados. Como dice el bueno de D’Alessandro, contra Las Palmas el equipo se partió. Pero hubo más. Durante 70 minutos, Ronaldo evidenció que continúa en pretemporada, después de la lesión de la Eurocopa, que su presencia no es más que una amenaza fantasma y su contribución, inapreciable. Lo más destacado que hizo en el Insular fue su gesto de reprobación a Bale cuando éste disparó, pese a que el galés eligió la mejor opción. Pero, claro, Javi Varas cobra a fin de mes y despejó.

No hubo más noticia suya hasta que en la banda apareció su número en la pizarra. Morritos, mandíbulas apretadas y palabras malsonantes que descifraron las cámaras. «¿Por qué a mí? Hago todo para hacer el 2-1 y a tomar por culo… Su puta madre». Mal enemigo. Otra prueba para Zidane.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | motores de corrente contínua | piscinas de obra en valencia | | Casa rural en Guadalajara | gestoria valencia | tonos movil |