Kobe Bryant jugó ayer su decimosexto y último partido en 25 de diciembre, más que nadie en la historia de la NBA

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Era un derbi de la ciudad de Los Ángeles y perdieron los Lakers (84-94), como casi siempre últimamente. Pero lo importante no era el resultado, ni siquiera las diferencias enormes de potencial que ahora hay a favor del que siempre ha sido el hermano pobre en LA. La NBA incluyó este partido en su menú especial de Navidad porque era el último del hombre que más veces en la historia de la liga ha jugado un 25 de diciembre. De sus 20 temporadas en activo, Kobe Bryant ha saltado a la pista 16 veces el día después de la Nochebuena. Otro dato tan importante como sus puntos o sus títulos para reflejar su dimensión como deportista.

Sólo los mejores equipos y jugadores tienen espacio en el día de Navidad de la NBA. Ayer, sin ir más lejos, cinco partidos (ver resultados al final de este texto) entre los que se incluía la final del año pasado, o lo que es lo mismo, el reencuentro entre Curry y “King James”. Una tarde-noche que se televisa en 215 países, se cuenta en más de 40 lenguas distintas y que es seguida a través de las redes sociales por 940 millones de fans.

Kobe y sus Lakers perdieron, pero era un día para reconocer a uno de los grandes de la NBA, que desde que anunció su retirada a final de curso con una emotiva carta, no hace otra cosa que ir despidiéndose allá por donde va. Anotó 12 puntos, a los que añadió 3 rebotes y 3 asistencias. Lejísimos de sus buenos tiempos, pero es que no por casualidad se ha dado cuenta de que su cuerpo ha dicho basta. Nadie ha jugado más partidos que él en Navidad (16), el más cercano en activo es Dwayne Wade, que suma once y parece que no va a llegar a tiempo para alcanzarlo. Nadie ha anotado más puntos que Kobe este día (395). Además suma 100 rebotes, y es segundo en la lista histórica de asistencias con 85. Cuando el partido de ayer agonizaba y los suplentes de los Lakers habían intentado reducir diferencias sin haber conseguido la remontada, el público empezó a cantar el nombre de Kobe. Querían disfrutarlo una vez más sobre el parqué en una fecha tan señalada, pero no hubo ocasión. Se había ido al banquillo a falta de cuatro minutos para que terminara el tercer cuarto y no volvió a pista. Se quedó sentado junto a Metta World Peace, con el que compartió algunos de los buenos tiempos. Con la bocina final sí entró en la cancha para abrazarse con cada uno de los rivales y bromear con el técnico de los Clippers, Doc Rivers, enemigo en sus dos últimas finales contra los Celtics.

El año que viene el menú especial de Navidad volverá y Kobe lo seguirá por primera vez como ex jugador desde su casa.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | gestoria valencia | tonos movil | LOCALES ZARAGOZA | gestoria benicalap | SEO | DESPACHOS INSTALADOS ZARAGOZA |