Cesc cumple cien partidos ante Luxemburgo

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

 

Lo primero que se escuchó en las gradas de Las Gaunas fueron las notas de «Paquito el Chocolatero». Lo segundo, los pitos a Piqué, que ya cansan, pero que no parecen afectar al jugador. Firmó un buen partido el central contra Luxemburgo, como el resto del equipo, aunque hubo que esperar media hora para que se oyera «gol en Las Gaunas», cuando Cazorla remachó una gran jugada de la Roja que había iniciado el persistente Juanfran por la banda derecha. Piqué llegó a dividir a la grada por momentos, porque el primer balón que cortó en un cruce le supuso una ovación exagerada. Se ha montado una guerra absurda en torno al barcelonista, un ruido más alrededor de una Selección que se estaba jugando la clasificación para la Eurocopa de Francia. Y el objetivo se ha cumplido, certificado ayer con una fácil victoria ante Luxemburgo. El campeón de las dos últimas ediciones defenderá su corona y aspirará a su cuarto título continental, más que nadie, y al tercero seguido, lo que tampoco nadie ha logrado, como nadie había sumado dos de forma consecutiva.

El grupo no era difícil, pero se complicó con la derrota en Eslovaquia. A partir de ahí, Del Bosque ha tenido que lidiar con una polémica tras otra: el futuro de Casillas, la implicación de los jugadores, puesta en duda; la presencia de Diego Costa y, últimamente, los pitos a Piqué. En medio de todo eso no ha perdido otro partido oficial España: siete victorias seguidas para llegar a la Eurocopa a falta de una jornada para que termine la fase de clasificación. La de ayer contra Luxemburgo dejó constancia de varios aspectos: pese a la retirada «internacional» de Xavi o Xabi Alonso, a la baja forzada de Iniesta o a la de Silva, que aguantó seis minutos antes de que le lesionaran, la Roja anda sobrada de buenos centrocampistas, y, además, no es un equipo que haga muchos goles. En realidad nunca lo ha sido en estos últimos años de éxito. Es un grupo más de manosear al rival que de destrozarlo. Le falta verticalidad en ocasiones y por eso Del Bosque planteó muchas variantes para hacer frente a la débil Luxemburgo, que por momentos se empleó con dureza. Por un lado estaba el toque y la posesión que ofrecieron el dinamismo de futbolistas como Cazorla, Mata o Cesc, y por otro propuso los balones en largo de Piqué a la espalda de la defensa rival en busca de los desmarques del incansable Morata. Jugó muy bien el delantero de la Juve, mientras pudo. Una lesión le apartó del partido a la media hora.

También combinó España el juego con paredes por el centro con las llegadas de los laterales por las bandas, donde Juanfran tiene mucho que decir. En silencio, el defensa diestro del Atlético se ha hecho un hueco en la Roja. Fue el mejor en la primera mitad, y por su lado creó muchísimo peligro. También probó en varias ocasiones España el lanzamiento desde lejos, para romper la monotonía. Pudieron marcar Jordi Alba, Morata, su relevo Alcácer o Pedro, pero sólo acertó Cazorla. Poco premio para todo lo generado en la primera mitad. Con rivales de peso y en momentos más serios, puede echar en falta la Selección acertar con esas ocasiones.

Bajó algo el ritmo en la segunda mitad. Jugó peor España, pero marcó más goles: dos Alcácer, uno al correr a por un pase de Cesc y otro al empujar la asistencia de Alba; y uno más Cazorla. A Del Bosque se le vio serio en las celebraciones. Se estaba hablando de que la lesión de Morata podía ser preocupante, en una jornada en la que los compromisos internacionales no han tenido piedad: Benzema con Francia, Agüero con Argentina, Götze con Alemania, Silva y Morata con España… Al final se quedó en un susto, pero la Selección parece que no puede vivir un día de felicidad total.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | Apple Watch | | | EMPRESAS DE REFORMAS | servicio tecnico piscinas | arrancadores progresivos |