Tú mandas Rafa

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

No son fáciles domingos como el de ayer en el Real Madrid. El sábado fue un día muy duro para un proyecto que acaba de empezar y en el que aún se tienen puestas muchas esperanzas. Lo malo de que el golpe haya sido tan pronto es que puede afectar a los planes que tenía Benítez y que, evidentemente, no es lo mejor para la moral del grupo. Lo bueno es que aún hay tiempo para cambiar y para recuperar lo que se ha perdido. Está todo por disputarse y pensar que en el mes de noviembre se ha tirado la Liga es un asunto que ni se plantean en la T4 del Santiago Bernabéu, el lugar donde se toman las decisiones.

La goleada del Barcelona ha dejado tocada a toda la institución, que ayer se tomó las cosas con calma, nada de decisiones en caliente que no llevan a ningún sitio. Hay que pensar con la cabeza fría y, gracias a la distancia que va poniendo el paso de las horas, en el Madrid iban teniendo claro que lo mejor, lo más saludable y lo que se considera que puede llevar al éxito, es dejar al entrenador para que retome el rumbo del equipo. El Madrid estaba presentando la imagen de un equipo sólido, que en los tres últimos encuentros se ha venido abajo. Todos los equipos pasan por fases decrecientes durante la temporada y en el Madrid se piensa que si hay que pasar un mal momento es mejor hacerlo ahora. Es más sencillo construir desde la victoria, pero sólo la derrota permite tomar conciencia de la situación y hacer frente a lo que sucede. El Madrid ganó al PSG en una victoria que podía engañar acerca del rumbo que llevaba el equipo. La primera parte en Sevilla, a la que se agarraba Benítez antes del encuentro contra el Barcelona, también era un señuelo. El choque del sábado puso al Madrid frente a la peor imagen de sí mismo, la que no va a querer ver durante el resto de la temporada, la que va a hacer reaccionar a todos, porque casi no hay posibilidad de hacerlo peor.

Y es Benítez el hombre elegido para llevar a cabo esa renovación. El entrenador tiene muy claro su método y su historial dice que es un hombre que sabe cómo llegar al triunfo. No se duda de él y tiene margen de confianza para continuar con su trabajo. Es un hombre metódico, muy insistente en sus instrucciones y con una relación profesional con sus futbolistas. Ha cambiado el método de llevar el vestuario y los jugadores tienen que acostumbrarse a convivir con el míster que ahora les manda porque está en sus manos rectificar lo que se vio en el encuentro contra el Barcelona.

Benítez eligió jugar con los mejores jugadores con los que cuenta en la plantilla, pero no le salió bien. Durante toda la semana el entrenador blanco estuvo dudando acerca de qué hacer con Casemiro. Ha sido uno de los jugadores más destacados cuando al Madrid le han disminuido las lesiones, pero también estaba en el encuentro del PSG y de Sevilla. Es decir, no se sabe si su presencia hubiese cambiado algo. El caso es que fue a finales de semana, ya muy cerca del comienzo del partido cuando el entrenador decidió que su mediocentro se quedaba en el banquillo.

El técnico tiene manos libres para decidir. Depende de su tra bajo cambiar la dinámica en la que se ha metido el equipo en las últimas semanas. En el club, ayer, se manejaba la idea de dar un apoyo público a su entrenador para despejar cualquier duda acerca de la confianza que se tiene en él. Ya lo hizo la temporada pasada Florentino cuando defendió a Ancelotti en los meses de invierno cuando se especuló con que podía despedirlo. El italiano aguantó hasta el final.

También Benítez va a aguantar, salvo enorme catástrofe en la que nadie piensa ni cree probable. De Benítez depende lo que haga el Madrid. Se ha estrellado pronto, lo que suceda ahora es su responsabilidad.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | | | credito capital privado | tendencias de moda | | |