Río 2016 se despide con una fiesta para "lavar el alma" a ritmo de samba

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Río de Janeiro despide sus Juegos Olímpicos con una fiesta para «lavar el alma» en la que el carnaval y la samba, dos de los símbolos de la ciudad, tienen un especial protagonismo.

Río quiere despedirse con la fiesta de la «alegría» para dejar un buen recuerdo tras los primeros Juegos celebrados en Suramérica.

«Es una fiesta para lavar el alma de todo el mundo», resumió esta semana el director de ceremonias del comité organizador, Leonardo Caetano.

«Lavar el alma» tiene un especial significado si se tiene en cuenta el contexto en el que se realizó la cita olímpica, en un país lastrado por la crisis económica y dividido por la crisis política que, según Caetano, ha demostrado que «se pueden superar obstáculos que parecían insalvables».

Una fiesta que sirve también para reconocer la «manera brasileña de hacer las cosas», y en el caso de Río, el «jeitinho carioca», como localmente se conoce a la capacidad de improvisar para seguir adelante.

La ceremonia, que se desarrolla en el estadio de Maracaná, cuenta con más de 3.000 voluntarios y 300 bailarines.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Los Juegos se inauguraron el pasado día 5 con una vistosa ceremonia dirigida, entre otros, por el realizador Fernando Meirelles, que repasó la historia del país y concedió protagonismo a la música brasileña, desde la bossanova a la samba sin olvidar el funk.

Tras la ceremonia, el presidente interino, Michel Temer, inauguró formalmente los Juegos en medio de un sonoro abucheo en Maracaná.

Temer, que sustituye desde el pasado mayo a la presidenta Dilma Rousseff, apartada temporalmente del poder por el Congreso, no ha vuelto a aparecer en los Juegos de Río pero eso no ha evitado los abucheos en su contra en algunas de las competencias e incluso en el parque olímpico.

El presidente interino ya confirmó que no asistiría a la ceremonia de clausura. Tampoco quienes se consideran los «padres» de los Juegos de Río, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, y su sucesora, Dilma Rousseff, a punto de ser destituida por el Congreso.

Ajena de la crisis política, la fiesta de clausura pretende demostrar que «el momento de apagar la llama es un nuevo comienzo. Vamos a mostrar lo que el brasileño tiene de mejor, la alegría», resumió el escenógrafo Abel Gómes.

Efe

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | creditos taxistas | presupuestos reformas integrales en Madrid | PRIMERA POSICION GOOGLE | Obras y Reformas | alquiler zaragoza | Posicionamiento natural |