Máximo Riesgo

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Rafa Benítez es él y sus circunstancias. El gladiador que lucha contra los leones y contra otros gladiadores hasta que sólo uno queda en pie. Entonces, la mirada ensangrentada del vencedor se dirigirá hacia el palco, fija en ese pulgar del César que decide la vida y la muerte, el cumplimiento del contrato o la rescisión. Mientras la mano del ser superior oscila, se encomendará a Júpiter, Clementia, Marte y Vulcano porque la suerte estará echada. Y, la verdad, no son muchos los apoyos que tiene Rafa, ni siquiera de su valedor, por eso el partido contra el Barcelona para él es un cara o cruz, el máximo riesgo, no por las coyunturas que lo rodean, graves en cualquiera de los casos, sino por las suyas. Benítez se encuentra solo ante el peligro y, como Gary Cooper, pensará que «la presión regenera a los hombres». Pero es mucha la presión que soporta el novato del Clásico; aunque no le intimida, afirma con la indispensable convicción mientras la sombra de Zidane, el deseado, se alarga.

Las diferencias de Benítez con determinados pesos pesados de la plantilla, que besaban por donde pisaba Ancelotti, han trascendido a la arena como unas fieras más. Criterios dispares en cuanto a la consideración de Cristiano, con rectificaciones que le dejaron en mal lugar, y refriegas verbales con Ramos. Esas «debilidades» han incentivado a elementos testimoniales dentro del plantel, como Chéryshev, a sacar los pies del tiesto y reclamar mayor protagonismo en la película de la temporada. Ni siquiera James, tan calladito él, ha podido reprimir la queja y le ha bastado el primero de los dos partidos de la gira americana para sacar pecho después de haber marcado el gol del empate ante Chile. Jugó los 90 minutos, se hinchó como un pavo, olió las flores de Fusagasugá a su paso y apuntó acusador a su entrenador español. Días después también fue titular contra Argentina; Colombia perdió, su actuación resultó intrascendente e hizo mutis por el foro ya sin cuentas que saldar, pero Rafa se lo ha recordado. Y el Barça, crecido porque recupera a Messi y el fútbol le acompaña. Y en el palco, Zidane

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | noticiero de telefonía |