Las dos caras de James Rodríguez

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

«Los hizo jugar bien a todos. Es un jugador significativo para el equipo y tiene el talento para desempeñarse en varias posiciones en el campo», decía Pekerman, el seleccionador colombiano, cuando le preguntaron por el último partido de James, contra Venezuela. El técnico argentino no duda en defender a su mejor futbolista, en torno al que gira todo su equipo. Con James, Colombia sube de nivel, se ve capaz de competir contra quien sea.

El capitán

Cuando llega a su selección James se siente protegido, como no le sucede cuando cruza el océano hacia la capital de España. En Colombia todos juegan para él y él juega para todos. No tiene que demostrar su valía o su carácter en unos pocos minutos, porque cuenta con la titularidad haga lo que haga. «Es uno de los grandes jugadores del mundo», continuó Pekerman con sus elogios. Desde Colombia consideran imprescindible a su capitán y hacen todo lo posible por subirle la moral en estos tiempos tan complicados en el Real Madrid.

Relación cercana

Después de marcar, James corrió a abrazarse con Pekerman. Sabe que es su gran valedor. «Él es un padre para todos, todos sentimos eso, fue como un abrazo de padre a hijo», decía el centrocampista del Madrid para explicar una imagen que salió en todos los periódicos colombianos. Desde allí no se entiende cómo un futbolista de su clase puede pasar tanto tiempo en el banquillo blanco. Les parece un error de Zidane, al que empiezan a mirar con desconfianza. Cuando James fue presentado, el Bernabéu se abarrotó de aficionados colombianos que querían ver a su estrella pisando la hierba del estadio madridista. Hoy se sienten defraudados porque James no está teniendo el protagonismo que sí tuvo hace dos temporadas. Llegó, se hizo un sitio y fue, sin duda, el mejor de ese Madrid que entrenaba Ancelotti.

Un símbolo

James no es un futbolista más en Colombia. Es la estrella, el jugador-emblema, el protagonista de los anuncios, que sacó una bebida propia. James trasciende lo que es el fútbol y su llegada al Bernabéu, tras pasar por el Mónaco y el Oporto, se consideró también como un triunfo del fútbol colombiano. El día que fue presentado, el embajador de su país en España fue al estadio madridista para acompañarle y para demostrar la importancia que tiene en Colombia James Rodríguez. Por eso sus penas en Madrid duelen en Colombia y en la selección principalmente, como si fueran propias de cada colombiano. James representa el futbolista que llegó a la élite del deporte para triunfar. Y ahora ven que sólo es feliz cuando regresa a Colombia.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | presupuestos reformas integrales en Madrid | PRIMERA POSICION GOOGLE | Obras y Reformas | alquiler zaragoza | Posicionamiento natural | trucos instagram |