España logra su primera victoria en Río

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

España sigue viva. Es la única conclusión de otro partido desconcertante y van tres. Nigeria estuvo muy cerca de dejar a la Selección en una situación imposible. La anarquía de los africanos, que les mantuvo en el partido, terminó siendo letal para sus intereses. A España le salvaron los detalles de Navarro y Willy, la actitud de Ricky y Rudy y la frialdad en la línea de tiros libres. Fue la única forma de resolver un partido que durante muchos minutos desnudó a un equipo que sigue lejos de estar cerca de su ideal. Y si algo tienen los dos próximos rivales, Lituania y Argentina, es experiencia y orden. España necesita mejorar y mucho.

La explosión de una mochila sospechosa en los alrededores del pabellón y el estruendo que se escuchó en un recinto desierto tuvieron efectos retardados para la Selección. España, por primera vez en el torneo, pudo correr. Fue un intento de apartarse de la espesura de los dos primeros partidos. Ricky tomó los mandos, decidió ser protagonista y su actividad fue contagiosa. España se empleó con velocidad y las facilidades prometían una noche plácida. 25 puntos en el primer cuarto, 16 puntos de diferencia (27-11), pero… Todo fue un espejismo. Nigeria, desde la anarquía y una frenética actividad física, empezó a anotar desde fuera y España se enfangó. Volvió el bloqueo en ataque y la flojera defensiva. Los africanos, aunque todos sus miembros han nacido en Estados Unidos, se lo creyeron y fueron capaces de anotar 30 puntos en el segundo cuarto y en el descanso ya habían regresado del precipicio (43-41).

La aparición del combinado Ricky-Rudy reactivó al equipo. Fue la segunda escapada (65-51), tan intrascendente como la primera. A Pau se le cruzaron los cables y a sus compañeros se les acabaron las luces y las ganas de defender. Nigeria cerró el tercer cuarto con un vergonzante parcial de 0-15 y España se encontró en los minutos decisivos por detrás (65-66, min 30). El rescate llegó con dos secundarios, Navarro y Willy. El escolta encontró la inspiración y el pívot resultó fundamental por dentro. Con Pau sentado en el banquillo, Willy aportó puntos imprescindibles, pero la situació llegó a ser crítica. A menos de tres minutos, Nigeria seguía siendo una amenaza (83-82). El acierto desde la línea de tiros libres evitó el desastre.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | revista del corazón | noticiero de telefonía |