El llanto del niño que conquistó el frío corazón de Raikkonen

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Kimi Raikkonen es uno de los pilotos más fríos de las carreras de Fórmula 1. De hecho, para todos los seguidores del mundo de los monoplazas es conocido como «Iceman» (hombre de hielo). Pero por muy frío que se muestre, el llanto de un niño ha roto ese helado corazón mostrando su lado mas tierno.

Raikkonen, que nos tiene acostumbrados a ser un hombre de pocas palabras y de dar frases sepulcrales a sus ingenieros cuando está al volante como su ya mítico «Leave me alone, I know what I’m doing (dejadme solo, se lo que estoy haciendo)», o su ‘perla’ «No se como sois tan malos, ni si quiera sabéis poner un simple mapa de motor» por la radio de equipo han quedado atrás cuando ha abandonado hoy a causa del choque en la primera curva del Gran Premio de España.

Raikkonen volvía hacia el box de su equipo tranquilo, como si el lance de la carrera no hubiese ido con él y una vez allí decidió seguir la retransmisión de la carrera.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

En un momento, la realización enfocó a un niño vestido como un ingeniero de Ferrari más, llorando desconsoladamente por el abandono de su ídolo, a lo que Raikkonen no dudó un segundo en invitarle al box a conocerle y a que viese la carrera como un miembro más del equipo mientras Hamilton y Vettel peleaban aun por la victoria.

El pequeño vio la carrera junto a su ídolo con una sonrisa en la cara y se llevó dos recuerdos: uno más amargo que tan solo le duró una vuelta y otro que no olvidará jamás, pues hasta en el podio de Vettel, el niño tuvo un hueco en la foto.

La Fórmula uno ha seguido siempre la filosofía del ‘no’ y a todos dejó atónitos como el niño había conseguido entrar a la zona de los pilotos, por lo que el nuevo presidente del ‘Gran Circo’, Chase Carey, fue preguntado sobre qué le parecía que el chico hubiese visto con su ídolo la carrera: «Bajo el mando de Bernie Ecclestone, la Fórmula 1 era un negocio que decía no a todo. Ahora queremos decir sí a muchas más cosas», declaró.

No obstante lo que más sorprende de este momento tan peculiar no es ni el pase a la zona de pilotos, ni que un niño haya visto la carrera en un box con su ídolo. Lo que realmente llama la atención es que Kimi -aunque no lo parezca- también tiene corazón.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | recarga de vehículos | Tarot Gratis | Endodoncista en Madrid | reparacion de piscinas | Casa rural con spa privado | posicionar web |