El chiriguito de Pedrerol: El corazón de Modric

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

¡Qué cañonazo! Modric salvó al Madrid y le permitió seguir enganchado a la Liga. Aunque el gol no es lo suyo, el croata ya había estado cerca de marcar con otro trallazo desde fuera del área que se encontró con el paradón de Andrés. Zidane le había dicho que tirara más y Modric lo hizo: cuando le cayó el balón en los pies en el minuto 85, se empeñó en que el Real Madrid no se despidiera del campeonato. Destrozó todos los titulares que ya se preparaban: «Fuera de casa no funcionan», «Adiós a la Liga», «Se pincha el globo» o «Sólo les queda la Undécima». Los dinamitó con un obús tremendo, un golpeo magistral con la bota derecha, pero hecho desde el corazón.

Lo hace todo bien

Modric tiene un talento descomunal. Entiende los partidos, asiste entre líneas, marca el ritmo, lleva la batuta… sus toques de balón son los latidos del Real Madrid. Y de vez en cuando, en momentos importantes, como en Old Trafford o en Los Cármenes, se destapa con goles fantásticos. Cuando se le quedó el balón claro para el disparo, dijo: «Esta es la mía». En ese derechazo a la escuadra, imparable, puso toda su rabia, toda la necesidad de ganar de él y de su equipo, todas sus ganas de pelear por el título, todo el cariño que le da el madridismo desde que llegó. Está todo en su celebración, en su mirada, en su grito de liberación.

Nunca un mal gesto

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Ayer Modric fue el héroe del Madrid y se lo merece. Porque es un genio, pero a su vez es humilde. Porque es de los jugadores de la plantilla con más calidad, pero también de los que más trabaja. Y porque jamás se le ve un mal gesto, una mala cara ni una mala contestación. Ni en el césped ni en zona mixta. Por eso todos le quieren. Su baja se notó demasiado la pasada temporada. Sin Modric, el Madrid es menos feliz.

Peor fuera de casa

Pero la victoria del equipo blanco ayer no debe tapar esos problemas fuera del Bernabéu que no se han solucionado con Zidane. En casa es arrollador, pero fuera es más impreciso, se echa para atrás, deja que el rival, incluso modestos como Betis o Granada, le arrinconen contra Keylor. Es temible en La Castellana, sí. Pero no puede ser tan frágil cuando viaja.

¿Y Cristiano?

La suerte también cuenta y el gol sobre la campana de Granada puede ser determinante: supone un balón de oxígeno para un equipo que aún se está rehaciendo de una etapa para olvidar. Pero se sigue echando de menos a Cristiano. Antes, estos partidos los acababa él. Benzema está descomunal, y volvió a marcar, aunque hace falta que vuelva el portugués a su mejor nivel. Si el Madrid quiere ganar títulos, necesita también a Cristiano.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | tendencias de moda | | | | maniquis | Posicionamiento natural |