El belga Meersman hace doblete en Lugo y Atapuma sigue líder

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

El belga Gianni Meersman (Etixx) ha ganado la quinta etapa de la Vuelta a España, en la que el colombiano Darwin Atapuma (BMC) mantuvo el jersey rojo de líder y los murcianos del Movistar Alejandro Valverde y Rubén Fernández el segundo y el séptimo puesto, a 29 segundos y a 1 minuto 11 segundos, respectivamente.

En un final de la etapa disputada entre Viveiro y Lugo, de 171,3 kilómetros, accidentado por las caídas, Meersman, ganador en la etapa de Baiona, entró con un tiempo de 4h.16.41 al frente de un grupo reducido de 15 corredores, con el muleño del Astana, Luis León Sánchez, cuarto, y Valverde, sexto.

El imbatible Meersman firmó el doblete ante la oposición del italiano Fabio Felline (Trek) y del francés Kevin Reza.

El pelotón fue llegando con cuentagotas, cortado por los accidentes de última hora. El nerviosismo por coger la posición y las fuerzas intactas en el principio de Vuelta provoca situaciones de máximo peligro. El holandés Steve Kruijswick (Lotto Jumbo) fue el más afectado con la clavícula maltrecha. No es su año. En el Giro se retiró cuando iba con la maglia rosa. Adiós a la Vuelta.

Los favoritos «libraron» y mantuvieron las posiciones en la general. Al producirse el accidente en el último kilómetro el tiempo fue el mismo para todos. Atapuma retuvo «la roja» y aventaja en 29 segundos a Valverde, en 33 a Chris Froome y 39 a Esteban Chaves y Nairo Quintana. Alberto Contador es decimotercero a 1.53 del líder.

«La caída se ha producido delante de mí y tuve la suerte de saltar por encima de la pierna de un ciclista. Para mí, ha sido un día tranquilo, pero siempre hay nervios porque aquí se lucha por un segundo como si fuera un minuto», explicaba Alberto Contador.

Después de días soleados se presentó la lluvia en Viveiro para el trayecto lucense hasta la capital. Contra viento, agua y algunos relámpagos saltó de inmediato el portugués Machado dispuesto a escribir una bonita historia triunfal. El luso se llevó al francés Morice, del Direct Energie, compañero de Calmijane, el héroe anónimo de la víspera en San Andrés de Teixido.

El guión escrito de antemano marcaba desenlace al esprint. No habrá muchas más oportunidades, por lo que los equipos de los escasos velocistas que no se han asustado por el recorrido enseguida ayudaron al BMC del líder en la persecución. Se lo tomaron en serio cuando la renta pasó de los 7 minutos.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Machado cargó las pilas en el avituallamiento, a 75 de meta. Decidió tentar a la épica abandonando a Morice a su suerte. Restaba la peor parte del recorrido, quebrado, «rompepiernas». El portugués se merendó el Puerto de Marco de Álvare en solitario y marchaba con las ilusiones intactas, ajeno a lo que se cocía en el grupo.

El Trek, Etixx y Giant tiraban a piñón de un pelotón cada vez más estirado, que a 44 kilómetros para la línea de meta tenía a Machado a 3.30. El BMC rodaba encantado de ceder el mando una vez asegurada «la roja» de Atapuma, así como el Sky de Froome y el Movistar de Valverde y Quintana. Los ilustres guardan fuerzas para las etapas de montaña del fin de semana.

Lo inevitable se produjo a 14 kilómetros de meta. El pelotón fue una muralla insalvable para Machado a las puertas de Lugo, pero el corredor del Katusha no se fue de vacío: se llevó el premio al combativo del día.

Otra etapa, más corta y explosiva daba comienzo. La hora de la verdad para designar al vencedor en una ciudad que no recibía una etapa desde hacía 10 años. La lucha por imponer un «tren» enloqueció al pelotón, que se cortó en la zona ascendente. Los grandes delante para evitar líos.

A 2 de meta, el belga Philippe Gilbert y el australiano Simon Clarke trataron de sorprender sin éxito. La suerte estaba echada, pero fueron las caídas las encargadas de marcar la suerte final. El batacazo de Gesink rompió el grupo. Quedaron al frente apenas 15 corredores.

Entre ellos Gianni Meersman. El belga de 30 años se ha convertido en el mejor esprinter de la «serie B» de velocistas. Lleva dos victorias. Máxima rentabilidad en una Vuelta que ha espantado a los mejores velocistas con un recorrido trufado de finales en alto. No pasará los muros, pero el belga derribó la muralla de Lugo.

Este jueves se disputa la sexta etapa entre Monforte de Lemos y Luintra, de 163,2 kilómetros.

EFE

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | Obras y Reformas | alquiler zaragoza | Posicionamiento natural | trucos instagram | motores electricos | Periodoncista Madrid |