Alfred Hitchcock presenta…

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

¿Dónde está el límite del cuerpo humano? El de Jonathan Brownlee llegó a 300 metros de la meta de la prueba de las Series Mundiales de Triatlón de Cozumel, la última, la que decidía el campeón. Había nadado un kilómetro y medio, había montado otros 40 en bicicleta, con unos 30 grados y cerca del 80 por ciento de humedad; había corrido 9.700 metros y le quedaban 300 para ganar el Mundial. Pero el cuerpo dijo basta. Jonathan se tambaleó. Se apoyó en un voluntario para no ir al suelo y el surafricano Schoeman le adelantó. Alistair, el campeón olímpico, recogió a su hermano y lo acercó hasta la meta apoyado en su hombro, en una maniobra a la desesperada e ilegal, pues la única ayuda que se permite es dar agua o comida. No fue sancionada, pero tampoco fue suficiente. Jonathan llegó segundo, pero ese puesto ya no le servía para conquistar el título.

Por detrás, Mario Mola pensó por un momento que el subcampeonato era su destino. Le había pasado como en Río: perdió un poco de tiempo en la natación y sufrió una trampa en la bicicleta que le descolgó de la lucha con los primeros. Pero cerca de entrar a la meta ya se enteraba de lo que había sucedido. «En la parte final de la prueba, entre el público y comentarios de gente habitual del circuito, cuando quedaban unos 800 metros sabía que algo estaba aconteciendo delante, pero no con total exactitud. Al cruzar la línea de meta, ya pude tener una idea más aproximada de lo que había pasado», explica el mallorquín a este periódico. Como Jonathan había sido segundo, su quinto puesto era suficiente para convertirse en el tercer español campeón del mundo en triatlón, después de Iván Raña y de Gómez Noya. «No es la forma como preferirías ganar, pero creo sinceramente que he sido el más regular del año», prosigue Mola, vencedor de cuatro pruebas de las series mundiales este curso. El final fue de locura. Ustedes juzgarán si Alfred Hitchcock hubiera escrito un guión más retorcido.

Source: Deportes

Diseño web GrupoUnetcom | Tarot Gratis | Endodoncista en Madrid | reparacion de piscinas | Casa rural con spa privado | posicionar web | |