3-0. Lukaku aparece a tiempo

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

No hubo sopresa. Bélgica no falló, como muchas de las selecciones favoritas, y saldó su partido con Panamá, que se presentaba por primera vez en un Mundial, merced a su efectividad y su superioridad táctica y técnica. Lukaku, el delantero con el que Mourinho se pelea en el United, apareció a tiempo para cerrar el triunfo con dos goles. Antes Martens habia acabado con la resistencia de los panameños, que se fueron al descanso soñando con hacer algo grande.

Y es que Bélgica se pasó la primera parte sin encontrar soluciones a su dominio. Los discípulos de Roberto Martínez tenían la pelota, pero se topaban con la defensa rival, se precipitaban en ataque y no hallaban las vías de pase para saltar la banca panameña. De Bruyne y Hazard erraban más de la cuenta en las entregas y no llegaban balones en condiciones a Mertens y Lukaku. Los carrileros, Meunier y Carrasco, se atascaban en el ataque, no tenían recorrido y se formaba un atasco en las cercanías del área panameña, que sus defensores, todo ímpetu y corazón, salvaban sin problemas.

Courtois tenía tiempo de pensar en su futuro. Al meta del Chelsea no le dieron trabajo. Su primera intervención para atajar un disparo del rival fue pasada la media hora porque Panamá prefería no desordenarse. Todo le fue bien, hasta que en la reanudación Roberto Martínez pidió más a los jugadores antes de cambiar el sistema y pasar a una defensa de cuatro.

Visto y no visto, tras volver de la caseta Mertens, el del Nápoles, se encontró con un balón de rebote y sin dejarlo caer lo colocó por la escuadra. El meta Penedo se quedó perplejo, pero eso tienen las grandes selecciones con buenas individualidades. Aprovechan cualquier resquicio para meter la cuchara y llevar el partido a su terreno. Primero fue Mertens y después Lukaku.

«Bolillo» Gómez, el colombiano que manda en Panamá, no tuvo más remedio que pedir más fortaleza a los suyos. Tres tarjetas casi consecutivas en su intento de parar a los belgas fueron el preludio del doblete del delantero del United. Se juntaron los buenos. De una acción que comenzó Hazard y que acabó con un centro de De Bruyne llegó el segundo. El remate de cabeza de Lukaku fue imparable para Pinedo. Seis minutos después Hazard repetía suerte y ponía un balón en el área que el corpulento delantero belga no desaprovechó. Era el tercero. Fin de la cita para Panamá y futuro despejado para los belgas.

Bélgica tiene que ser más constante. A veces se entretiene mucho con la pelota y sólo cuando aparece la claridad de Hazard su fútbol tiene una buena sintonía. Fue un examen ante un enemigo menor, que aprobó sin alaracas. «Nos pusimos algo nerviosos y nos frustramos un poquito con el paso de los minutos al no poder marcar. El gol de Mertens nos permitió centrarnos», cerró Roberto Martínez.

Source: Fútbol

Diseño web GrupoUnetcom | Casa rural en Guadalajara | gestoria valencia | tonos movil | LOCALES ZARAGOZA | gestoria benicalap | SEO |